Centro Bertiz

Carretera Pamplona s/n
31720 Oronoz- Mugaire
Espanya
Tel.: 948 108 000 / / 608 563 437
A medio camino entre el mar cantábrico y los pirineos se encuentra el País del Bidasoa. Su clima es moderado en temperatura debido a la escasa altitud y abundante en lluvias por su apertura hacia los vientos oceánicos, lo que proporciona al paisaje un intenso verde en los prados y una exuberante vegetación en los bosques.

Desde tiempos inmemoriales conviven en estas tierras una intensa actividad rural con grandes valores naturales, como el Parque Natural del Señorío de Bertiz.
Estos valles se encuentran salpicados de ovejas que pastan en  las laderas, metas de helecho segado en los prados y bordas dispersas por el territorio. El mosaico multicolor formado por bosques de haya, roble y castaño, pastizales y prados o portentosos caseríos y torres de piedra roja, incrementa la belleza del paisaje de estos Valles.
Algunos de los montes más elevados de la zona son Saioa (1418), Autza (1304), Mendaur (1130), Txaruta (1081) o Gorramendi (1071),  y mas al norte vigilando al mar Larun (900) ejemplos de otros muchos ya que nos encontramos inmersos en terrenos montañosos, donde la pendiente no deja respiro a la vista.
Los pueblos de los valles de Baztan, Bertizarana, Malerreka o Bortziri destacan por la presencia de imponentes casas de indianos construidas con fortunas traídas de América. Como ejemplo Elizondo, capital del Valle de Baztan contempla su belleza en el espejo que le proporciona el río Baztan, antes de que cambie de nombre en el pueblo de Santesteban/Doneztebe y se convierta en el conocido río Bidasoa.
En su avance al mar, el Bidasoa fluye hacia el norte saltando presas y atravesando puentes, cuyas truchas, salmones y anguilas han de sortear para poder llagar a sus destinos. Casi al final de su camino, el viejo tren cremallera asciende al monte Larrun desde su ladera este, donde el espectáculo es único, poder contemplar el mar y los pirineos al mismo tiempo.
En estos parajes también se sucedieron batallas, encontrando aún hoy vestigios de ellas como el del castillo de Amaiur, último reducto de la independencia de Navarra.
Infernuko erreka, Tximista, Ezkurra o Bearzun son algunos de los arroyos de aguas puras que refrescan el alma del visitante y que todavía hacen girar centenarios molinos. Son tierras de leyendas sobre brujas y cuevas donde celebrar akelarres, o sobre agotes dedicados a la artesanía de la piedra y el hierro que fueron marginados a vivir fuera de los pueblos desde tiempos medievales. También encontraremos formas ancestrales de caza de palomas desde altísimas torres donde se imita el vuelo del halcón con el fin de atraerlas hasta una red.

¡Todo un mundo por descubrir que ahora está a tu alcance!

Rutas

Nivel de dificultad:
Medio
Distancia:
101.00km
Tiempo:
12-14 h
Nivel de dificultad:
Medio
Distancia:
56.00km
Tiempo:
7-9 h
Nivel de dificultad:
Bajo
Distancia:
22.40km
Tiempo:
4-5 h
Nivel de dificultad:
Medio / Alto
Distancia:
28.10km
Tiempo:
6-8 h
Nivel de dificultad:
Medio
Distancia:
29.10km
Tiempo:
5-6 h
Nivel de dificultad:
Alto
Distancia:
39.00km
Tiempo:
6-8 h